LA MALDICION DE LA MITICA CIUDAD BLANCA


ciudad-blanca-3
El Gobierno firmó un convenio con National Geofraphic para explorar, investigar y preservar los vestigios arqueológicos de la denominada Ciudad Blanca, en la Mosquitia hondureña.
En la firma el presidente Juan Orlando Hernández dijo que el acuerdo de entendimiento con la prestigiosa organización servirá para la exploración, investigación y preservación de un importante sitio del país para que sea recordado por muchas generaciones como patrimonio de la humanidad.

La mítica ciudad del Dios Mono, buscada  en la zona de la Mosquita (Honduras)

Existe una leyenda, según la cual sobre la ‘Ciudad Blanca’ cayó una maldición de los dioses, puesto que “fue golpeada por diversas catástrofes que obligaron a sus habitantes a abandonarla, dejando sus posesiones allí”.

La enfermedad maldita que según la leyenda ataca a  los intrusos.

Cuando a comienzos de 2015 un grupo internacional de exploradores halló la milenaria y legendaria ‘Ciudad Blanca’, también conocida como ‘Ciudad del Dios Mono’, pensaron que las leyendas sobre las maldiciones que lanzaron los dioses sobre ella no eran nada más que historias del saber popular.

Pero para un gran número de los expedicionarios la leyenda se había cumplido. Empezaron a presentar una extraña enfermedad que les comía literalmente la cara. La enfermedad que les diagnosticaron a los aventureros, conocida como leishmaniosis, se la transmitió un mosquito de la zona, produciéndoles terribles úlcera cutáneas. “El parásito migra hacia la mucosa de la boca y de la nariz, devorando todo a su paso”.. “La nariz empieza a desprenderse, después los labios, hasta que poco a poco uno se puede quedar con un enorme agujero en la cara” (Diario RT)

La historia de la Ciudad Blanca entre el mito y la realidad.

Los orígenes profundos del mito supuestamente comienzan con las letras escritas por Hernán Cortes y Cristóbal de Pedraza que describen, respectivamente, una ciudad rica de Honduras y un lugar donde los nobles beben en vasos de oro.

Mientras que el Dr. Wiliam Van Davidson, eminente geógrafo e histórico especializado en Honduras, cuestiona la existencia de la Ciudad Blanca, convencido de que es fruto de la leyenda, el Dr. Jesús Aguilar Paz cartógrafo oficial de Honduras había incluido la Ciudad Blanca entre las montañas en sus mapas con un gran signo de interrogación cerca del Plátano ríos y Wampú.

Además de los esfuerzos del cartógrafo Aguilar Paz, varios arqueólogos y estudiosos también se han adentrado en la zona durante los últimos 100 años, dejando como legado pequeños aportes de conocimiento real acerca de estas ruinas y los antiguos pobladores que las habitaron.

Cuentos populares afirman que la Ciudad Blanca fue una ciudad de gran riqueza, ubicada en La Mosquitia , cerca de la Reserva de la Biosfera del Río Plátano , patrimonio protegido de la humanidad.

Los indígenas hablan de la Ciudad Blanca como “la Ciudad del Mono”, una ciudad maldita, escondite de las deidades y un gran depósito de oro, en la que los conquistadores españoles nunca pudieron entrar.

Los indígenas nunca se atrevieron entrar en ella, porque dicen que todo aquél que se atreve a entrar en sus ruinas es castigado y muerto.

La leyenda de la mítica ciudad del Dios Mono guía de aventureros.

Antiguas historias relacionan a la Ciudad del Mono con la leyenda de El Dorado, un lugar imaginario en América del Sur.

Muchas han sido las expediciones que se han realizado en busca de la Ciudad Blanca en los siglos XIX y XX, y más de cinco veces los expedicionarios creen haberla descubierto.

En 1939, el aventurero Theodore Morde afirmó haber encontrado una “Ciudad del Dios Mono”. Sin embargo, nunca proporcionó una ubicación precisa para ello, y fuentes posteriores equipara este descubrimiento con la Ciudad Blanca. Morde se suicidó antes de regresar a la región interrumpiéndose así su estudio.

En 1952 el explorador yugoslavo Tibor Sekelj, conocido como el ciudadano del mundo, buscó la Ciudad Blanca en una pequeña expedición financiada por el Ministerio de Cultura de Honduras, sin éxito.

La NASA ayuda a encontrar la “Ciudad Blanca”

Ya en el siglo XXI la NASA financió un mapeo de la región utilizando el proyecto LIDAR del cual se sirvió el documentalista Steve_Elkins,, quien llevaba tiempo fascinado por la historia de la Ciudad Blanca, habiendo realizado sendos viajes anteriormente para desvelar el secreto.

LIDAR se usa popularmente para hacer mapas de alta resolución, con aplicaciones en la geodesia , la geomática , la arqueología , la geografía , la geología , la geomorfología ,la sismología , la silvicultura , la física atmosférica , [4] láser de orientación , cartografía de barrido láser aerotransportado ( ALSM), y altimetría láser.

Lidar tiene muchas aplicaciones en el campo de la arqueología incluyendo ayudar en la planificación de campañas de campo, las características de mapeo por debajo de copas de los árboles, y proporcionando una visión general de las características generales y continuas que pueden ser indistinguibles en el suelo. Lidar también puede proporcionar a los arqueólogos  la elevación digital (DEM) en alta resolución de sitios arqueológicos que están ocultos en contrario de la vegetación.

Los medios de comunicación hondureños anunciaron al fin que la mítica “Ciudad Blanca” había sido encontrada.

En el 2012 gracias a la ayuda de la NASA,  al parecer se delimitó lo que se cree que fue la mítica Ciudad Blanca.Los resultados de una investigación de más de 100 años se mostraron en un documental en vivo en la televisión hondureña. El documental se presentó como “lo que parece ser evidencia de restos arqueológicos en un gran área largo de lo que pudiera ser la perdida “Ciudad Blanca”.

No obstante algunos arqueólogos de acuerdo con Begley, siguen defendiendo la inexistencia de la Ciudad Blanca, alegando que lo que han encontrado es un lugar con restos arqueológicos de los cientos que hay y que no saben distinguir lo encontrado con lo que pretendían encontrar, ya que estos investigadores no son arqueólogos sino mas bien aventureros que solo buscan fama y nombre.

Para el pueblo de los Pech de Honduras, “lo que está” perdido “en esta ciudad perdida no es la propia ciudad”. “Representa una especie de edad de oro, su autonomía perdida, o la esperanza, o la oportunidad. (Begley).

Jason Colavito, un autor y blogger sobre pseudoarqueología , identifica la promoción del mito “Ciudad Blanca”, como parte de una estrategia para llevar el turismo a Honduras.Las declaraciones del Presidente de Honduras y la planificación turística para la mítica ciudad se puede leer aquí.

Los hallazgos son indicativos, pero provisionales, por el momento hasta que una inspección sobre el terreno se lleve  a cabo. Por supuesto, es imposible saber si la ciudad, abandonada en realidad es una ciudad-era la ciudad blanca de la leyenda, pero es en el área correcta y que coincide con las historias contadas de ciudades perdidas en la zona razonablemente bien.

El arqueólogo Christopher Fisher y el geógrafo Stephen Leisz pasaron seis meses analizando los datos aportados por Elkins, presentaron los resultados de su estudio en 2013 en la conferencia anual de la Unión Geofísica de Estados Unidosen . Cuando se le preguntó si la Ciudad Blanca había sido encontrada, Fisher rió y dijo “yo no pienso que hay una sola Ciudad Blanca. Creo que hay muchas “. La leyenda puede aportar muchas historias, dijo, pero para los arqueólogos estas historias no tienen porque ser reales.

En una nueva expedición en el 2015 Preston señala que: “Los arqueólogos examinaron amplias plazas, movimientos de tierra, montículos, y una pirámide de tierra …” y “también descubrió una notable numero de esculturas de piedra”, incluyendo morteros de piedra y “vasos finamente tallados adornados con serpientes, figuras zoomorfas, y  buitres “.

Esta expedición y sus resultados han sido objetos de fuertes críticas de los arqueólogos de Honduras, que siguen defendiendo que Ciudad Blanca fue y sigue siendo un mito y no un “descubrimiento”. El arqueólogo hondureño Ricardo Agurcia comentó: “Lo que he podido ver tiene muy poco valor científico.

El 3 de enero de 2017, Douglas Preston publicó el libro La ciudad perdida del Dios Mono: una historia verdadera , en el que relata la historia de Steve Elkins en su búsqueda de la Ciudad Blanca y la expedición LIDAR.

La duda sigue hoy en día ¿ la mítica ciudad solo existe en la leyenda de los nativos?. También puede ocurrir  que la Ciudad Blanca pase a engrosar el patrimonio de las miticas ciudades como la Atlantida o simplemente es una leyenda defendida por otros intereses fuera del campo de la historia y la arqueología e independien a los criterios de arqueólogos.

Anuncios

SI COMENTAS TE LO AGRADEZCO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s