EL PRIMER ABDUCIDO DE LA HISTORIA CONOCIDA


Miles de años antes de nuestra era, incluso antes del Diluvio Universal, las crónicas relatan la historia del primer abducido por seres estelares.

 

enoch.jpg
Llaman a la puerta y él se dirige hacia ella, la abre y encuentra dos hombres muy altos, los rostros emanaban un brillo especial, vestidos con una ropa magnifica, distinta y sus voces eran especiales, días antes él había soñado con estos seres.

¿eran mensajeros de alguien divino?

Estos visitantes le instruyeron sobre temas divinos y humanos.

Pasado un tiempo “él” sabe de otros visitantes (200 seres divinos), habían llegado en grandes carros voladores, se movían  como el viento y emitían un ruido extraño, realmente le hacían sentir mucho temor.

Estos seres no eran espíritus, eran reales, de materia física, utilizaban unas naves, unos carros,  que emitían fuego y producían un extraño ruido que nunca había escuchado, e incluso gustaban de hacer el amor con mujeres y hombres, se habían enamorado de la belleza de mujeres y hombres humanos.

Estos seres tomaron mujeres bellas, cada uno escogió a una y las instruyeron en muchas artes, las enseñaron los encantos y los encantamientos, las educaron en el uso de las raíces de ciertas plantas y en beneficiarse con el fruto de ciertos arboles. Así las mujeres aprendieron ciencias curativas y el uso de las plantas para encantamientos.

Instruyeron a la humanidad en el uso de armas de guerra, a trabajar el oro, a esclavizarse con las joyas, oro, piedras preciosas, a maquillarse y pintarse el cabello y el rostro, así mismo enseñaron a los hombres astronomía y otras ciencias y oficios.

De la unión de estos seres con las mujeres nacieron seres de gran tamaño, semejantes a los hombres pero de gran estatura y robustez, eran gigantes, que esclavizaron a los hombres. No tenían alma y eran despiadados.

Estos seres brillantes de extrañas vestimentas le invitaron o le forzaron (no se sabe exactamente) a subir a uno de sus carros, pero cuando se encontró en el interior observó con estupefacción que éste carro era distinto a otros, era enorme, parecía cristal labrado y el suelo era también de una especie de vidrio transparente, lo que le permitía a  ver las estrellas por las que atravesaban, ¡estaba en el espacio oscuro!.

En un instante se dió cuenta que estaba siendo transportado hacia ese espacio infinito que el observaba desde la puerta de su casa, cuando descansando y dirigiendo su mirada hacia arriba se hacia la eterna pregunta que todos nos hacemos ¿que hay en ese espacio misterioso?.

Ahora el un misero ser humano estaba viajando a través de ese lugar misterioso. Conforme se elevaba vio como la tierra de la que estaba escapando se asemejaba a una especia de plato circular lleno de agua a la que hubieras añadido una cantidad de harina, así veía los continentes de su antiguo hogar.

El estaba aturdido, ¿quienes eran estos seres? ¿donde lo llevaban? ¿que querían de él?,

La nave, el carro,  llegó a un lugar misterioso, lo invitaron a bajar y se encontró con una realidad diferente, donde habitaban otros muchos seres que se veían como lenguas de fuego y que se transformaban en seres semejantes a los humanos. Sus acompañantes  lo llevaron a una montaña muy alta, mucho mas grandiosa que cualquier montaña  que él recordara haber visto en toda su vida sobre la Tierra. Parecia que tocara el cielo, de lo grandiosa que era. Vio las grandes mansiones donde habitaban esos seres ardientes que incomprensiblemente se transformaban en humanos y cuya presencia le aterrorizaba.

Los seres altos que le habían acompañado desde su hogar en la Tierra,  le llevaron ante el gran Creador que le enseñó todo lo imaginable y lo inimaginable, el alfa y el omega.

En su viaje que terminaría por durar dos meses, él accedió a distintos universos paralelos o estados de ascensión, lo que él pensaba que eran otros mundos. En estos estados o mundos distintos él  pudo observar las almas de los que habían fallecido en la Tierra, los arcontes, vió ejércitos de Yahve y vio otras maravillas de la creación.

En el nivel más alto al que le llevan y que el abducido llama el décimo cielo, es transmutado de su estado humano al estado superior de conciencia, al que llama “eternidad“. Pierde su esencia humana y sus debilidades, entonces se encontró frente a un “ser superior a todos los que había conocido en estos mundos”.

“…..Él me ungió y me vistió, y la apariencia de aquel ungüento en mí era más hermosa que la brillante luz, y su ungüento es como cristalino rocío y su olor indefinible y leve, y yo me miré y me vi como uno de sus Gloriosos “,

Probablemente lo lavaron, desinfectaron y le pusieron algún tipo de traje espacial, como el de los otros seres.

La carne del abducido se transformó en llama, los tendones en fuego, los huesos en ascuas, los ojos en antorchas, el cabello en rayos de luz, y lo envolvió la tormenta, el torbellino, el trueno y el rayo.

En este décimo estado de consciencia fue instruido en todos los conocimientos y llegó a trasmitirlo en 366 libros.

El (Yahve ¿ padre de la «divina familia» y presidente de la asamblea de los dioses?) dictó a Henoc su conocimiento cósmico, después designó a los ángeles Samuil y Raguil para que acompañaran a Henoc en su regreso temporal a la Tierra y ordenó a éste que legara esos libros a sus hijos y a los hijos de sus hijos.

A estas alturas ya deberías poder responder a la pregunta ¿ quién es el abducido?.

El primer abducido del que tenemos constancia es, nada mas y nada menos que “Enoch“.

Henoc era un hombre justo, «caminó con Yahvéh», vivió 365 años, y desapareció, porque Yahvéh se lo llevó sin que muriera.

Del libro de Enoch:

He ahí que se me aparecieron dos hombres tremendamente altos, tanto así que no había visto nada semejante en la tierra, sus caras eran relucientes como el Sol, sus ojos eran también como una llameante luz y de sus labios salía fuego hacia delante; con ropas y mantos de varias clases; de apariencia violeta; sus alas eran más relucientes que el oro y sus manos blancas como la nieve. Estaban de pie a la cabecera de mi diván y empezaron a llamarme por mi nombre. Y me levanté de mi sueño y vi claramente a aquellos dos hombres de pie frente a mí. Y yo los saludé, y se posesionó de mí tal miedo, que la apariencia de mi rostro se cambió en terror [extraña y detallada descripción de los seres que lo visitaron], y aquellos hombres me dijeron: <>. Y yo me apresuré a obedecerlos y salí fuera de mi casa hacia las puertas, como me fue ordenado y convoqué a mis hijos Matusalem y Regim y Gaidad y les hice saber todas las maravillas que aquellos hombres me habían contado”.

Quién era Enoc y Libro de Enoc aquí.

Una vez que Enoch es instruido por los vigilantes en sus viajes estelates por distintos Universos (¿?) y presentado al Creador (¿?)sufre una transmutación pasando de humano a ser un vigilante más y después de escribir toda la enseñanza recibida es enviado a la Tierra por el periodo de un mes terrestre para que entregara sus conocimientos a sus hijos y que estos se transmitieran de generación en generación.

“.….desde el momento en que el Señor me hizo ungir con el ungüento de su gloria, no he tenido alimento en mí, y mi alma no recuerda de terrenales disfrutes, ni yo deseo nada terreno” Enoch a su hijo Matusalen.

Pasado el plazo de un mes, cuando Enoch estaba hablado a su gente por última vez, el Señor envió oscuridad a la tierra y allí fue oscuridad y cubrió todos aquellos hombres que estaban de pie con Enoch, y ellos tomaron a Enoch y lo subieron al más alto cielo, donde mora el Señor; y él lo recibió y le colocó delante de Sí, y la obscuridad de desvaneció de la tierra y de nuevo la luz brilló. Y la gente vio, mas no pudo comprender de qué forma se habían llevado a Enoch.

Una oscuridad que podría haber producido una gran nave que cubrió a los hombres reunidos en torno a Enoch, el cual fue proyectado en cuerpo y alma al interior de la nave.

Otros personajes bíblicos también tienen un presunto encuentro con extraterrestres.

La historia de Enoch no es el único episodio que revela la presencia de seres físicos que llegaron del “cielo”. También está el testimonio de sus naves… o Carros de Fuego.

La visión de Ezequiel.

Sentado junto al río Kebar, en Babilonia, Ezequiel vio a lo lejos un “torbellino” aproximándose; aquel fenómeno misterioso, de pronto, se convirtió en una nube de fuego que luego aterrizó con gran estruendo. El personaje bíblico se encontraba ahora frente a un vehículo deslumbrante que le parecía estar compuesto de ruedas, alas y criaturas vivientes. También llevaba un trono, sobre el cual iba sentada una “silueta de forma humana”.

Para Josef F. Blumrich —ex ingeniero de la NASA— Ezequiel estuvo frente a un vehículo concreto y real.

Uno de los encuentros de Abraham con seres estelares.

Encuentro de Abraham con un ser extraterrestre y su nave espacial, descrito en el Apócrifo de Abraham 18,11-12, “Detrás del ser vi un carruaje con ruedas flamígeras, y cada rueda estaba llena de ojos a su alrededor, y encima de las ruedas había un trono, y este aparecía cubierto de fuego que fluctuaba en torno suyo”.

¿No te parece una descripción muy precisa de un ovni?

¿Que hay de cierto al considerar estas secuencias bíblicas relacionadas con OVNIS y visitantes estelares?. ¿Que otra explicación podríamos darle?.

Cada cual que investigue, se informe y llegue a formar su verdad.

Anuncios

SI COMENTAS TE LO AGRADEZCO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s