Resuelto el misterio del enigmático resplandor de nuestra galaxia


Un grupo de astrofísicos descubre que el resplandor de rayos gamma registrado en nuestra galaxia no proviene de la materia oscura como se pensaba hasta ahora.

via_lactea

El resplandor parece proceder de los pulsares que se encuentran en nuestra galaxia.

El corazón de nuestra galaxia es extrañamente brillante. Desde 2009 los astrónomos han venido sugiriendo que hay demasiada luz emanando del interior de la Vía Láctea—más de la que pueden explicar las fuentes conocidas de luz.

Al principio los científicos sospecharon que estaban viendo un indicio de materia oscura, la forma invisible de la masa que supuestamente invade  el universo.

Pero el resplandor misterioso de rayos gamma registrado en el centro de la Vía Láctea no se debe a la descomposición de la materia oscura como se pensaba, sino a la presencia de varios centenares de púlsares, restos de estrellas antiguas colapsadas.

Así lo ha concluido un grupo internacional de astrofísicos tras analizar los datos del telescopio espacial de rayos gamma Fermi de la NASA. En concreto, los investigadores utilizaron para su estudio el instrumento principal del Fermi: el telescopio de gran área (‘Large Area Telescope’) LAT, sensible a los rayos gamma.

Los púlsares son núcleos extremadamente densos y rápidamente giratorios de estrellas colapsadas hasta 30 veces más masivas que el Sol.

400px-Gamma_ray_burst
Ilustración artística que muestra la vida de una estrella masiva y cómo la fusión nuclear convierte elementos más ligeros en otros más pesados. Cuando la fusión ya no genera suficiente presión para contrarrestar la gravedad, la estrella colapsa rápidamente para formar un agujero negro. Teóricamente, la energía puede ser liberada durante el colapso a lo largo del eje de rotación para formar un estallido de rayos gamma.

La naturaleza de la materia oscura sigue esperando luz

Los nuevos hallazgos, presentados a la revista The Astrophysical Journal para su publicación, ponen en duda las teorías vigentes de que la señal era un signo potencial de materia oscura, la sustancia que impregna el cosmos, pero sigue siendo algo desconocido para los científicos debido a que es invisible para el ojo humano e indetectable para los instrumentos de medición modernos.

El investigador del Instituto Kavli de Astrofísica y Cosmología de Partículas (EE.UU.) y director del análisis Mattia Di Mauro explicó que el estudio «demuestra que no necesitamos materia oscura para comprender las emisiones de rayos gamma de nuestra galaxia».

Tras la huella de la materia oscura

Todo lo anterior confirma la frustración una vez mas,  de la ciencia que no encuentra evidencias que confirme la existencia de la materia oscura que impregna el Universo.

La composición del universo es actualmente, 0,5 %; neutrinos, 0,3 al 1 %; materia oscura 30 %; energía oscura 65 % y antimateria, 0 %.

Datos estos que  evidencian que no se sabe de qué está hecho el 95 % del universo. Es por ello la importancia de obtener cualquier información que acerque a la ciencia al conocimiento de la materia y la energía oscura.

Anuncios

SI COMENTAS TE LO AGRADEZCO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s