AUTOMOMIFICACION DE LOS MONJES BUDISTAS PARA SALVAR A LA HUMANIDAD

El poder de controlar la muerte de ciertos monjes budistas.

 

 

uno de los misterios budistas, la automomificacion

La automomificación,  conocida como momia en vida, entre los monjes budistas es llamada  Sokushinbutsu.

Sokushinbutsu o la auto-disciplina en su forma más extrema.

La automomificación es el proceso a que se sometían ciertos monjes budistas durante 3000 días para controlar la muerte desde la vida.

A través de una dieta estricta los monjes se alimentaban de las cercanas montañas de Dewa, Japón,  haciendo deshidratar el cuerpo de adentro hacia afuera, librar al cuerpo de  la grasa, el músculo y la humedad antes de ser enterrado en una caja de pino a meditar a través de sus últimos días en la Tierra.

El término Sokushinbutsu significa literalmente “conseguir la budeidad en vida”

Todas las religiones  consideran el  ayuno voluntario como un medio para el crecimiento espiritual y el acercamiento a lo divino, pero estos monjes budistas dedican una vida de preparación espiritual y mental para ascender al plano espiritual superior,  planificando durante  sus últimos 8 años de vida su propia momificación en vida para abrirse a la iluminación y ascender a ser reverenciado como buda.

Para el gran historiador de la religión Mircea Eliade, la religión es justamente la respuesta a una cuestión fundamental: qué sentido tiene la existencia.

La vida y la muerte en el budismo.

Cada cultura afronta la muerte y la vida con creencias y costumbres diferentes, así  en la tradición budista se vive y muere a la vez, es una sola experiencia.

El maestro Sogyal Rimpoche lo explica a través de la traducción tibetana para designar al cuerpo o lu, que significa “lo que dejamos atrás de nosotros”, reconociendo que la vitalidad del cuerpo no es duradera sino transitoria. Una realidad que forma parte del ciclo natural de la vida.

Así, en el pensamiento occidental la muerte física es un concepto opuesto al
concepto de vida y el momento de morir contrario al momento del nacimiento.
Implica la descomposición del cuerpo que vuelve a la tierra, material con él cual se cree fue creado. Sin embargo, se cree que el alma del individuo trascenderá a otro plano en el que recibirá un premio o castigo.

automomificacion monjes budistas
A nivel biológico una dieta extrema que acaba con las grasa y los músculos y las bacterias para la no corrupción del cuerpo una vez muerto. 

 

El principio de no permanencia forma parte fundamental del pensamiento budista.  La meta no es seguir renaciendo eternamente, por el contrario, la meta es liberarse de este ciclo a través de la experiencia del nirvana, es decir, la Iluminación.

La Iluminación o Nirvana es la meta máxima de todo budista y llegar a ella es
responsabilidad personal.

Un proceso de suicidio en  sacrificio hacia los demás.

El proceso de momificación en vida es largo 3000 días en tres etapas de 1000 días para terminar por convertirse en una momia en vida y que sea venerado como un buda.

automomificacion dentro_buda
Se cree que el esqueleto que se ve a través de la cobertura dorada de la estatua pertenece al maestro budista Liu Quan, un miembro de la Escuela China de Meditación. 

Los investigadores del museo de Drents, en Países Bajos, han hecho un impactante descubrimiento cuando han encontrado mediante un escáner una momia de aproximadamente 1000 años dentro de una antigua estatua china.

Sentada en la posición del loto, esta momia encaja perfectamente con la postura de la estatua.

“Por fuera parece una gran estatua de Buda,” dicen desde el museo en un comunicado. “Pero las imágenes infrarrojas han revelado que, en el interior, se encuentra momificado un monje budista que vivió aproximadamente en el año 1100.”

Se cree que el esqueleto que se ve a través de la cobertura dorada de la estatua pertenece al maestro budista Liu Quan, un miembro de la Escuela China de Meditación.

Las tres etapas para llegar a la Iluminación.

Primera fase de 1000 días.

En la primera fase, el monje comenzaba a practicar una austera dieta a base de frutos secos, harina de trigo y nuez moscada.

Esta fase tenía como propósito eliminar la grasa corporal de forma drástica ya que es la grasa lo primero que se descompone tras la muerte.

Segunda fase

En la segunda fase, la dieta se hacía todavía más austera y ascética, consumiendo solo ciertas raíces y corteza de pico. La dieta se combina con la ingesta de un té venenoso elaborado a partir del árbol Urushi (árbol de la laca).

Este té tenía el efecto de envenenar gradualmente el organismo para eliminar las bacterias y para evitar que tras la muerte los gusanos corrompieran el cuerpo.

Finalizado este proceso, el monje ya parece un muerto en vida, con un cuerpo venoso y débil que apenas puede realizar tarea alguna.

.Días 2001 a 3000 en la tercera fase.

Este es el último trayecto hacia el camino sagrado, el monje que es enterrado en vida a unos metros bajo el suelo en una caja de madera con las medidas justas para que pueda colocarse en posición de loto.

En el ataúd se introduce  raíces y corteza para que pueda seguir alimentándose y se introduce desde el exterior una caña de bambú para que pueda respirar.

El monje hace sonar una campana todos los días para que el resto de la comunidad sepa que continúa con vida, el día que la campana ya no suena, se retira la caña de bambú y se sella la tumba hasta cumplir mil días.

Al final de los últimos mil días  los monjes abren la tumba para comprobar si el proceso de auto momificación ha funcionado.

Si la momificación no ha tenido lugar y el  cuerpo se ha corrompido, el monje es enterrado con honores especiales. Si se ha momificado de forma natural es colocado en el templo y venerado a partir de entonces como a Buda.

Sokushinbutsu un sacrificio para la redención y salvación de la humanidad.

Los monjes que se han momificados a sí mismos  consideran que su muerte ayudará a la  redención y salvación para la humanidad.

Su sufrimiento antes de la muerte les permitirá ir al Cielo Tusita, uno de los varios cielos budistas en los que podrán morar un largo tiempo que supone en nuestra existencia 1,6 millones de años antes de volver a entrar en el ciclo de la reencarnación.

Durante este largo periodo de tiempo que permanecen en el Cielo Tusita los monjes creían que podrían conceder  peticiones y proteger a los seres humanos en la Tierra. Pero  este poder espiritual sólo dura el tiempo que sus cuerpos físicos  se mantuvieran en la Tierra, por eso es necesario conservarlos mediante la momificación.

 

 

Anuncios

comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s